Muere de un infarto el timplista José Antonio Ramos

4 06 2008

El timplista José Antonio Ramos, uno de los más afamados intérpretes del instrumento más emblemático de Canarias, el timple, falleció hoy a los 38 años en el estudio donde grababa un disco, de un infarto que le sobrevino mientras hacía deporte en una bicicleta estática.
Así lo confirmaron a Efe fuentes de su productora, Soldomilare, en cuya sede de Las Palmas de Gran Canaria permanece aún el cadáver del artista, en espera de que las autoridades ordenen su traslado.
Familiares, efectivos de cuerpos de seguridad y emergencias, periodistas y curiosos llenan además los aledaños del establecimiento, por haberse propagado rápidamente la noticia, destacaron las fuentes.
En cuanto a las circunstancias de la muerte, totalmente inesperada, subrayaron, se produjo cuando el timplista se encontraba solo, practicando la bicicleta estática en una habitación en la que lo encontraron desplomado a primeras horas de esta tarde.
José Antonio Ramos grababa un nuevo disco en las dependencias de Soldomilare, y aprovechó para hacer deporte en la referida bicicleta estática.
Éste habría sido el quinto disco en solitario de José Antonio Ramos, famoso en Canarias y fuera del Archipiélago por ser uno de los máximos renovadores del timple canario, que adaptó a la música eléctrica mediante innovaciones técnicas y apartó de su tradicional función de acompañante de otros instrumentos, convirtiéndolo en absoluto solista de sus composiciones.
Unas piezas que hizo sonar en las islas y fuera de ellas a partir de 1998, cuando, tras abandonar el proyecto de grupo “Trío Timple” donde inició su carrera profesional, editó su primer disco en solitario, “Los cuatro gigantes”, con colaboraciones de músicos españoles como Kepa Junquera.
El cantautor canario Pedro Guerra o el gaitero gallego Carlos Nuñez fueron otros artistas con los que colaboró en el estudio de grabación o en la escena.

Fuente

Descanse en paz

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

5 06 2008
Hastasiemprecompañero

Joder, que mazazo.

Se fue uno de los músicos de referencia de este no siempre grato país y un gran hombre, que ya tiene narices que sea precisamente el corazón lo que le falló. Porque mira que tenía el mozo, y bien que lo daba en cada nota de ese timple del que nadie se había siquiera imaginado que podía salir tanto y tan hermoso, y mostrarlo por medio mundo, cuando todo su arte no cabría ni en mundo y medio.
Insisto, no es que el timple fuera pequeño, es que aquí el gachó era muy grande oigan.

Hasta siempre, puntal

Y si hay que armarla, dale, que ya no hay quien te pare el toque.

7 06 2008
Javier glez Cachafeiro

Efectivamente, muchos de nosotros todavía no nos lo creemos, recuerdo cuando tocó en León ante un público formado por 4 personas, con Andreas. Y como lo dió todo durante el concierto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: