Los genios lo son por pura diversión, porque se saben capaces de crear algo sublime a cada minuto

16 01 2010

Reproducimos de forma íntegra un artículo  de Blanca Álvarez sobre Hevia aparecido en El Correo Digital

Suelen caer los mediocres en una curiosa paradoja: enseñando plumas dejan al descubierto el culo. Leo que el señor Hevia, gaitero asturiano (creo), se compara con Dvorak como compositor por llevarse la titularidad de temas tradicionales, colectivos y antiguos, a cambio de un par de arreglos mínimos. Vamos, que la criatura ha compuesto la Sinfonía del Nuevo Mundo y todos sin enterarnos. Añade, en un alarde de plumas escarnecidas y culo descubierto: «Cuando arreglas una canción, el mayor respeto a la tradición es poner tu nombre». Me debo de haber perdido por algún recoveco no registrado en la SGAE. O sea, que toda esa larga y anónima lista de música para fiestas, alegrías, penas, sidras y demás actos colectivos, donde cada gaitero iba añadiendo una nota aquí, una improvisación allí (sin grabar en las estrellas su nombre), justo porque era de todos y el ‘honor’ estaba en mantenerla viva, pues va y resulta ser que eran unos traidores, unos irrespetuosos, unos memos. Y no cobraban.

Ángel González, en aquellas infinitas noches de vino, amigos, guitarra y poemas, escribía versos en las servilletas de los bares para los amigos. Claro que se trataba de un genio, es decir, alguien para quien crear era su propia esencia. No hablemos de Mozart, que se lo pasaba pipa haciéndole arreglos a Scarlatti sin pedirle ni siquiera las gracias. Llevarían, me pregunto, aquellos genios del jazz que improvisaban, se divertían y se retaban entre sí, en las infinitas noches geniales de música, algún registrador que, puntualmente, registrase las notas de esa noche para que nadie, nunca, las repitiera sin pagarles un tributo. No, claro: eran grandes. Por pura diversión. Por pura genialidad. Porque se sabían capaces de crear algo sublime a cada minuto.

Eso sí, cuanto más mediocre es el interfecto, más mercader marrullero. Vamos, que mañana retoma servidora el cuento de Pulgarcito, lo traspasa el género femenino, le pone faldas y quita calzones, o sea, lo versiona, y a partir de ahí, ¡a cobrar! Eso sí, a mayor gloria de la tradición. Que no era por dinero, era por glorificar.

La criatura, o sea el gaitero, es directivo de la SGAE, es decir, una mediocridad más para alimentar a ese ente de frac en el alma hasta convertirlo en una inmensa cucaracha. Cucaracha que anda más pendiente de las ‘versiones’ en las fiestas de los pueblos que de los reales derechos de quien pudiera merecerlos. Un día, la enorme cucaracha de la SGAE reventará atragantada y lanzará a cada uno de los componentes de su cuerpo al olvido de la estratosfera. Mientras, Dvorak debe de andar por los paraísos titiriteros, tal vez aprendiendo a improvisar jazz mientras Ángel González y Quevedo versifican, cada noche, una nueva improvisación. Ellos pueden. Los mediocres tan sólo viven preocupados por su pensión.

Fuente: Anibal Menchaca

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

17 01 2010
cobejo

Algo parecido ya decía Cervantes creo que en el prólogo de la segunda parte del Quijote , acerca de alguien que presumía de hinchar perros como un arte de mérito.

18 01 2010
Hastalcabletodoesapriradora

Con declaraciones tan multitímbricas (en las Antípodas, todo es esdrújulo, que diría Krahe) como esta sólo me queda tirar de videoteca con una perla del mundo folki patrio, que espero disfruten


(sólo se echa en falta al Faetón de Rekalde)

Sugiero, eso sí, que Arguiñano reclame ya su pronta nominación como Mejor Arreglista Latino en los próximos Grammy; que por repertorio no se diga.

19 01 2010
mario

pubriño, esta adquiriendo tonos del emérito ramoncete… imparable, supongo que irá iendo a mas. La fórmula del victimismo es la única que le queda para seguir produciendo “pseudoderechos”, y derechazos será lo único que le caiga cuando se le ocurra pisar asturias, por gilipollas.

realmente es de estudio sociológico el cómo la secta sgae te puede comer el tanque para que te atrevas a soltar tal cantidad de memeces, y sin rubor alguno.es una criba en toda norma, algo le tendremos que agradecer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: